Logopedia i Parkinson

2020-04-26    |    Logopedia, Parkinson

En este apartado vamos a comentar algunos aspectos fundamentales del Parkinson relacionados con las alteraciones del lenguaje, la voz y la disfagia:

 

Se ha descrito que aproximadamente entre un 60% a un 90% de afectados de Parkinson presenta algún tipo de trastorno del habla y la voz. Casi el 100% puede presentar alteraciones en el proceso de deglución a lo largo de la enfermedad.

Los afectados de Parkinson padecen trastornos de habla y voz, que tienden a aumentar en la medida en que la enfermedad progresa y pueden provocar serios problemas en la comunicación. Sin embargo, en numerosas ocasiones los propios afectados, los familiares y los médicos, dan mayor importancia a los trastornos motores que a las alteraciones del habla y la deglución, y no es hasta el momento en que éstas son graves o invalidantes que se contempla el real alcance del problema. Los problemas de comunicación pueden dar lugar a sentimientos de frustración, depresión y retraimiento. Aunque no todos los pacientes tienen la misma intensidad ni tipo de alteración, en general, en fases iniciales, los síntomas pueden pasar desapercibidos, si bien pueden dificultar el desarrollo de la actividad laboral cuando ésta requiere de uso vocal. A medida que van avanzando los síntomas, las conversaciones con los demás se vuelven más lentas e ininteligibles, por lo que el paciente tiende a comunicarse menos. Para el interlocutor, comunicarse con el afectado representa un esfuerzo de comprensión.

La disartria específica que aparece en la Enfermedad de Parkinson es la disartria hipocinética, que se caracteriza por:

- Monotonía de tono

- Reducción del volumen de voz

- Ritmo variable

- Dificultades para el inicio y la precipitación del habla

- Voz entrecortada, ronca o espirada

- Consonantes imprecisas

En líneas generales, se caracteriza por presentar trastornos de la respiración, de la fonación, de la articulación y la prosodia.

 

Las Características del habla y la voz en la enfermedad del Parkinson son:

  • Trastornos de la respiración: La respiración es superficial y la capacidad vital se encuentra reducida. La rigidez muscular en la pared torácica, la bradicinesia o lentificación de movimientos, la incoordinación de los movimientos de inspiración y espiración, y la incorrecta postura del tronco y el cuello, son las causas principales de la alteración de la respiración. Los mecanismos que subyacen éstos trastornos respiratorios son la dificultad para controlar el flujo de salida del aire, pudiéndose encontrar una pérdida de aire antes de iniciar la fonación, provocando silencios inadecuados, frases inacabadas por falta de aire o una respiración acelerada, tanto en reposo como al hablar.
  • Trastornos de la fonación: La hipofonía o reducción de la intensidad de la voz es muy característica de la EP. Las alteraciones en la función respiratoria no permiten la suficiente presión subglótica para que el volumen de voz sea el adecuado. Existe también una dificultad para realizar un cierre completo de las cuerdas vocales, con falta de flexibilidad y control de los movimientos laríngeos. Ésta, en la realidad, se traduce en una monotonía de tono, con reducción del énfasis. La falta de flexibilidad de los pliegues vocales y el insuficiente cierre glótico, pueden disminuir la calidad de la voz, provocando una ronquera en muchos casos.
  • Trastornos de la articulación: La articulación en la Enfermedad de Parkinson es rápida e imprecisa,  esto es debido a la falta de velocidad, precisión y fuerza de los movimientos de los órganos bucofonatorios. La precisión articulatoria se ve comprometida en las palabras polisílabas y en frases o conversaciones largas. En algunos casos, la articulación puede estar tan comprometida que puede llegar a ser un farfulleo o un murmullo, dificultando en gran medida la inteligibilidad del habla.
  • Trastornos de la prosodia: La prosodia o melodía de la voz afecta la Enfermedad de Parkinson. La insuficiencia prosódica es una característica de la disartria hipocinética. Hay monotonía del tono, la reducción de la acentuación y de la entonación, silencios inapropiados, pausas largas e inicios repentinos del habla. En relación al ritmo del habla, éste tiende a acelerarse progresivamente, asemejándose a la marcha festinante. También puede haber “palilalia” o repetición de palabras y frases compulsivamente o repeticiones de fonemas, similar al tartamudeo.

Todos estos trastornos serán trabajados por el logopeda para poder mejorar la capacidad de comunicación del paciente.

 

TRASTORNOS DE DEGLUCIÓN

Una de las alteraciones que aparece y que puede acarrear graves problemas de salud es la disfagia. Esta dificultad se ve aumentada conforme la enfermedad va avanzando provocando falta de nutrición y alteraciones en la seguridad de la deglución (penetraciones y aspiraciones del alimento en las vías respiratorias) aumentando el riesgo de neumonías por aspiración.

Síntomatología en pacientes con Enfermedad de Parkinson:

Cuando hablamos de disfagia nos referimos a la dificultar para tragar. El paciente con EP puede mostrar dificultades a la hora de formar el bolo alimenticio en la boca y/o de desplazar el alimento desde la boca al estómago. Sin embargo, en ocasiones los pacientes no son conscientes de esta dificultad, siendo una complicación de aparición tardía. La sintomatología que pueden presentar los pacientes con EP es la siguiente:

Pasamos a revisar los principales trastornos de disfagia descritos para cada una de las fases de deglución en la Enfermedad de Parkinson:

1.- Fase oral preparatoria: en esta fase se da lugar la colocación de la comida en la boca, la masticación y la manipulación del alimento para formar el “bolo alimenticio”. Posibles alteraciones que podemos encontrar:

  • Dificultad en llevar la comida a la boca.
  • Dificultad en abrir y cerrar correctamente la boca.
  • Dificultad en mantener el bolo durante la masticación.
  • Dificultad en manipular el bolo antes de ser tragado.
  • Disminución de la amplitud del movimiento de la lengua.
  • Déficit de la coordinación del movimiento de la lengua.

 

2.- Fase oral: en esta fase la lengua transporta la comida de la boca a la faringe y se activa el reflejo de deglución. Posibles alteraciones que podemos encontrar:

  • Dificultad para  pasar la comida de la boca hacia la faringe. Este retraso puede tener riesgo de atragantamiento y que la comida llegue al pulmón (aspiraciones).antes de activar el reflejo de deglución.
  • Escape de la comida hacia la faringe antes de activar el reflejo de deglución.
  • Deglución fraccionada, es decir, partición del bolo y paso a faringe en varias degluciones.
  • Restos de comida en cavidad oral.

 

3.- Fase faríngea: una vez la comida ha pasado a la faringe, tiene una serie de movimientos de “empuje” de la comida hacia el esófago para llegar después al estómago.

  • Restos de comida en vallécula, sinus piriformes con riesgo aspiración después de la activación del reflejo.
  • Déficit en cierre velopalatino, con escape de comida hacia cavidad nasal; déficit cierre laríngeo con riesgo de penetración de comida hasta cuerdas vocales, o bien aspiración durante la activación del reflejo de deglución.
  • Déficit de persitalsis faríngea con restos en hipofaringe susceptibles de ser aspirados después de la activación del reflejo de deglución. En algunos casos, esta aspiración se produce sin respuesta del reflejo tusígeno, con lo que el paciente no da signos externos de atragantamientos. Son las llamadas aspiraciones  silentes.

 

4.- Fase esofágica: en esta fase se abre el esófago para dejar pasar la comida hacia el estómago.

  • Dificultad del paso del alimento al esófago.
  • Disminución de los movimientos esofágicos, dificultando que el alimento no llegue bien al estómago.

 

Una vez realizada una evaluación exhaustiva se puede establecer unos objetivos consensuados tanto con el paciente como con el familiar, se realizarán las adaptaciones correspondientes en la dieta y se comunicará tanto al paciente como al familiar pautas específicas para asegurarnos que el paciente se esté nutriendo sin alteraciones en la seguridad.

 



Tornar al llistat de notícies
Temes

No es tracta d'ensenyar el malalt a "moure", sinó de guiar perquè dirigeixi l'atenció cap a les diferents informacions provinents del cos.

Carlo Perfetti, Neuròleg

L'aprenentatge és la condició prèvia al procés de desenvolupament.

Vygotsky L.S, Psicòleg

El problema està en el cervell i no en el múscul. Fem servir el cervell del pacient.

Carlo Perfetti, Neuròleg
El nostre lloc web utilitza cookies per millorar els serveis que s'ofereixen. Si continua navegant, assumirem que accepta el seu ús