ICTUS ¿qué es? ¿Cómo se puede prevenir?



El término ictus representa un grupo de trastornos cerebrovasculares que incluyen el infarto cerebral, la hemorragia cerebral y la hemorragia subaracnoidea. Los términos accidente cerebrovascular, ataque cerebrovascular y apoplejía son sinónimos de Ictus. Aún así el Grupo de Estudio de las Enfermedades Cerebrovasculares de la Sociedad Española de Neurología (SEN) recomienda el empleo del término ictus ante otros (1).

El término latino Ictus significa stroke (golpe) y hace referencia al carácter brusco y súbito del proceso. Cuando se produce un ictus una zona del encéfalo queda afectada de manera transitoria o permanente como consecuencia de una isquemia o una hemorragia. La isquemia se produce por la disminución del aporte sanguíneo cerebral. Puede ser de forma total (isquemia global) o parcial (isquemia focal). En cambio, la hemorragia es la presencia de sangre  en el parénquima o interior de los ventrículos cerebrales (hemorragia cerebral) o en el espacio subaracnoideo (hemorragia subaracnoidea)(2).


Uno de los objetivos sanitarios de gran importancia es poder realizar una correcta prevención de este grupo de trastornos cerebrovasculares. Para ello es necesario conocer, identificar y controlar los factores de riesgo de ictus (3). A continuación se muestran algunos de los factores de riesgo a padecer ictus:

Edad y sexo: La incidencia de ictus aumenta más del doble en cada década a partir de los 55 años y es un 30% superior en los varones.

Presión arterial: El riesgo de ictus se incrementa de forma proporcional con la presión arterial, tanto en varones como en mujeres en todos los grupos de edad.

Tabaco, alcohol y drogas: Los fumadores tienen un riesgo tres veces mayor de sufrir un ictus que los no fumadores. El riesgo se incrementa de forma proporcional al número de cigarrillos al día. En cuanto al alcohol, dosis elevadas aumentan el riesgo de ictus isquémico al provocar hipertensión arterial, alteraciones de la coagulación, arritmias cardiacas y disminución del flujo sanguíneo cerebral. El consumo de drogas es una causa cada vez más frecuente de ictus en adolescentes y adultos jóvenes.

Diabetes: La intolerancia hidrocarbonada y la diabetes se asocian con un mayor riesgo de ictus isquémico, existiendo una relación directa entre el grado de intolerancia a la glucosa y el incremento en el riesgo.

Obesidad: La relación comprobada de la obesidad con la hipertensión arterial, el colesterol y la hiperinsulinemia hacen que la obesidad sea un factor de riesgo a padecer ictus.

Hábitos alimenticios: El consumo excesivo de sal o el déficit de folato, vitamina B6 y vitamina B12 son un factor de riesgo a padecer ictus. Deben limitarse el consumo de grasas saturadas y consumir cantidades adecuadas de vegetales y fruta.

                                                      

Actividad física: El ejercicio físico aumenta la sensibilidad a la insulina, reduce la agregación plaquetar, reduce el peso y la presión sanguínea, y aumenta los niveles de HDL-colesterol. Por este motivo se recomienda realizar ejercicio físico de intensidad moderada a diario, como caminar durante 30 minutos, y evitar la actividad física enérgica de forma esporádica (3)(4)(5).

En los últimos años se ha conseguido un descenso gradual de la mortalidad por ictus gracias al desarrollo de nuevas estrategias preventivas y terapéuticas. Pero el ictus sigue siendo la primera  causa de mortalidad en mujeres y la segunda de mortalidad específica en general (6).

Entre los  pacientes que sobreviven a un ictus hasta el 45% presentan hemiparesia y hasta un 15% afasia. Un mayor conocimiento de la fisiopatología del ictus, el tratamiento preventivo y una rehabilitación adecuada han permitido reducir de manera muy importante la mortalidad y las secuelas derivadas de éste(6).

Una cuidadosa valoración y una rehabilitación precoz y adecuada es necesaria para una mayor recuperación. El centro de neurorehabilitación Perfetti dispone del servicio de Fisioterapia, Logopedia y Neuropsicología para valorar y rehabilitar los problemas derivados tras un ictus.  La unidad de Fisioterapia trata las dificultades de movilidad, tono muscular (espasticidad), sensibilidad, equilibrio... La unidad de Logopedia trata los problemas de lenguaje comprensivo y expresivo (afasia), así como problemas de articulación (disartria) y de deglución (disfagia). La unidad de Neuropsicología trata los problemas cognitivos como la memoria, la atención, etc.

Para información más detallada y primeras entrevistas gratuitas llamar a: 931929419


Laura Escribano
Responsable del servicio de logopedia del Centro Perfetti.

email: lescribano@centroperfetti.com

 

 

(1) Díez-Tejedor E, editor. (2006). Guía para el diagnóstco y tratamiento del ictus. Guías oficiales de la Sociedad Española de Neurología. Barcelona: Prous Science.

(2)Díez-Tejedor, E., Del Bruto, O., Alvarez Sabín, J., Muñoz, M., & Abiusi, G. (2001). Clasificación de las enfermedades cerebrovasculares. Sociedad Iberoamericana de Enfermedades Cerebrovasculares. Rev Neurol, 33(5), 455-64.

(3)Martínez-Vila, E., & Irimia, P. (2000). Factores de riesgo del ictus. In Anales del sistema sanitario de Navarra (Vol. 23, pp. 25-31).

(4)González-Henares A, Clua-Espuny JL, Gil-Guillén VF, Panisello-Tafalla A, Queralt-Tomás ML, Ripollés-Vicente R, et al. Incidencia y evitabilidad de los ictus hemorrágicos. Resultados del registro Ebrictus. Rev Neurol 2016; 62: 385-95.

(5)Masjuan, J., Arenillas, J., López-Fernández, J. C., & Calleja, S. (2009). Unidades de ictus: el mejor tratamiento para los pacientes con ictus. Medicina Intensiva, 33(8), 407-407.

 

(6) Ramírez, J. (2016). Ictus y enfermedad cerebrovascular: Neurodidacta. Recuperado de: http://www.neurodidacta.es/es/comunidades-tematicas/ictus



Volver

No se trata de enseñar al enfermo a "moverse", sino de guiarle para que dirija la atención hacia las diferentes informaciones provenientes del cuerpo.

Carlo Perfetti, Neurólogo

El aprendizaje es la condición previa al proceso de desarrollo.

Vygotsky L.S, Psicólogo

El problema está en el cerebro y no en el músculo. Usemos el cerebro del paciente.

Carlo Perfetti, Neurólogo