Tratamientos de Neuropsicología

La neuropsicología es una disciplina dentro del campo de las Neurociencias que estudia la relación entre la conducta y el cerebro, entendiendo este último como el conjunto de funciones cognitivas que nos permiten funcionar en nuestro día a día.

Entre los principales procesos cognitivos encontramos la memoria (clasificada según corto o largo plazo, declarativa o procedimental, verbal o visual, etc.), la atención (sostenida, selectiva, focalizada), funciones ejecutivas (englobando procesos como la flexibilidad cognitiva, planificación, resolución de problemas, etc.), habilidad visoespacial (definida como la capacidad para representar, analizar y manipular un objeto mentalmente), el lenguaje, la velocidad de procesamiento (que establece la relación entre la ejecución cognitiva y el tiempo invertido en realizar una tarea) o la lectura y escritura, entre otras.

Hay multitud de causas que pueden afectar en mayor o menor medida a cualquiera de estas funciones y producir un rendimiento cognitivo deficitario en el paciente. Por lo tanto, el papel del Neuropsicólogo será el de evaluar dichas funciones mediante test estandarizados y observación clínica, estableciendo un diagnóstico y un plan de tratamiento (de estimulación o rehabilitación) de aquellos problemas cognitivos, conductuales y emocionales producidos por una patología subyacente.

Las patologías más comunes que se tratan en una consulta neuropsicológica se dividen según:

  • Trastornos neurológicos: incluyen enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson, esclerosis múltiple, traumatismoscraneoencefálicos, accidentes cerebrovasculares, tumores cerebrales, epilepsias, etc. Todas ellas pueden cursar con alteraciones neuropsicológicas, presentando diferentes perfiles cognitivos.
  • Trastornos orgánicos: enfermedades como la diabetes, hipo/hipertiroidismo, el lupus o la fibromialgiaen las que también pueden darse alteraciones cognitivas.
  • Trastornos psiquiátricos: la esquizofrenia, el trastorno bipolar o el trastorno obsesivo-compulsivo, comprometen ciertas funciones cognitivas.
  • Trastornos emocionales: la depresión o la ansiedad son patologías que pueden también comprometer el funcionamiento cognitivo normal, así como situaciones laborales de estrés pueden producir dificultades de concentración y atención.

Por último, también son frecuentes aquellos pacientes que desean realizar una revisión de la memoria; habitualmente, en estos casos se observan solamente los cambios normales que suceden en el sistema cognitivo producto del envejecimiento, pero en otros puede resultar un aviso temprano del inicio de un deterioro cognitivo leve o la fase primaria de una demencia.


¿Qué incluye una visita en Neuropsicología?

Las visitas a la especialidad de Neuropsicología engloban varios aspectos a tener en cuenta.

Se realiza una primera entrevista con el paciente de unos 20 a 30 minutos, donde se analiza el inicio y progresión de los déficits, los cambios que ha supuesto en la vida diaria y las dificultades que percibe la propia persona.

A continuación, se realiza una batería de pruebas neuropsicológicas con el objetivo de detectar los déficits del paciente. Estas pruebas se llevan a cabo en base a la edad y escolaridad de la persona, así como según la entrevista realizada previamente. Habitualmente, la exploración cognitiva dura alrededor de una a dos horas y se estudian las siguientes áreas: orientación temporoespaial, atención (selectiva, sostenida, dividida y alternando), memoria verbal y visual, funciones ejecutivas, lenguaje (comprensión y expresión), velocidad de procesamiento, praxis y capacidades visuoperceptivas.

Al finalizar la evaluación, según la semiología detectada y si se considera necesario, se entrevista a los familiares que la acompañan, ya que aportan otro punto de vista sobre el inicio de la patología y cómo afecta a la vida diaria del paciente.

Terminada esta parte, se realiza el diagnóstico cognitivo y se pueden seguir dos vías complementarias o independientes:

  • Informe neuropsicológico: esta vía es por personas que acuden a consulta por petición de un médico que necesita saber el estado cognitivo del paciente. En estos casos, se realiza una síntesis de la visita, las entrevistas y la exploración completa, se incluyen las puntuaciones directas y escalares (corregidas por baremos de edad y escolaridad), y se recoge el diagnóstico neuropsicológico, junto con el plan de actuación y recomendaciones terapéuticas. Esto conlleva aproximadamente una hora más de trabajo, por lo que el informe se proporciona en los siguientes días de la visita.
  • Intervención neuropsicológica: esta vía se lleva a cabo cuando el paciente acude a consulta con la intención de tratar directamente los déficits objetivados en la exploración. Tras el diagnóstico, se establece un plan de trabajo cognitivo en el que se acuerdan los objetivos de mejora con el paciente y se programan las sesiones semanales en base a su perfil, estableciendo un tratamiento de rehabilitación y / o estimulación cognitiva.

Las visitas a Neuropsicología orientan a detectar las dificultades cognitivas de la persona que acude a consulta, realizar un buen diagnóstico y establecer un plan de intervención terapéutica con el objetivo de mejorar y potenciar al máximo la calidad de vida del paciente.

Judit Sánchez Gutiérrez

Judit Sánchez Gutiérrez Neuropsicóloga

Colegiada nº 15165 (Licenciada en Psicología por la Universidad de Barcelona 2005)

Máster en Neuropsicología y Neurología de la Conducta

Acreditada como Psicóloga General Sanitaria por la Generalitat de Catalunya

Acreditada como Experta en Neuropsicología Clínica, por el COPC